Le robaron 400 reses y en represalia, ayudó a prosperar a 220 familias

Esta historia me parece increíble y ejemplarizante en el mundo en dónde vivimos hoy.
Ernesto Goerzen se llama su protagonista, es un mennonita que habla en guaraní y el camino que eligió después de que le robasen 400 reses es digno de lectura. La historia ocurre en Volendam, el Departamento más pobre del Paraguay, dónde los ganaderos comenzaron a contratar matones y armarse para defender su patrimonio, el se armo de coraje y emprendió otro camino,
Sigan leyendo en el enlace:

Enlace: rescatar
Categorías:

Etiquetas: